Comunicate por Email

19 diciembre 2012

El ejercicio físico aumenta la expectativa de vida

Gran parte de los estudios epidemiológicos sugieren que la actividad física regular reduce el riesgo de mortalidad.Un estudio publicado en Plos One fue más allá: cuantificó el aumento de la esperanza de vida de acuerdo a los niveles de ejercicio.

Aunque en las últimas décadas los niveles de actividad física han disminuido en los países desarrollados y en desarrollo, más de cien estudios epidemiológicos sugieren que el ejercicio físico reduciría el riesgo de mortalidad en un 30%,  según "Leisure Time Physical Activity of Moderate to Vigorous Intensity and Mortality: A Large Pooled Cohort Analysis", un análisis agrupado de cohortes publicado en la última edición de Plos One que se dedicó a cuantificar el aumento de la esperanza de vida de acuerdo a los niveles de actividad física.

Los investigadores del Instituto Nacional del Cáncer de los Estados Unidos, del Instituto Karolinska (Suecia) y otros expertos internacionales, fueron los responsables de este estudio. Su objetivo fue determinar el crecimiento de la expectativa de vida después de los 40 años, de acuerdo a los niveles de actividad física y el índice de masa corporal. Luego de analizar seis estudios de cohorte prospectivos con datos de 654.827 personas (cuya edad promedio era de 35 años o más), los resultados fueron contundentes: la actividad física durante el tiempo libre puede aumentar la esperanza de vida de una persona  hasta de 7.2 años, cualquiera que sea su peso. Otro de los hallazgos importantes es que cuanto más alto sea el nivel de ejercicio, mayor es el aumento de la esperanza de vida. E incluso aquellas personas que se ejercitaron en la mitad del nivel de ejercicio recomendado, tuvieron un incremento en su expectativa de vida en 1,8 años.

Una de las conclusiones más destacadas de "Leisure Time Physical Activity of Moderate to Vigorous Intensity and Mortality: A Large Pooled Cohort Analysis" es, según sus autores, que su resultado puede ayudar a convencer a las personas inactivas que un modesto programa de actividad física puede tener beneficios para la salud, aun en los casos de gente obesa o con sobrepeso.

RIMA | Red Informática de Medicina Avanzada

27 octubre 2012

Preocupante aumento de la obesidad infantil


Mientras las revistas del corazón difunden presuntas "dietas mágicas" y los especialistas no logran ponerse de acuerdo sobre "la" fórmula para mantener un peso saludable, datos locales de 57 trabajos realizados en 13 provincias trazan un mapa preocupante sobre el crecimiento de la obesidad en las etapas de la vida que más pesan en la calidad y expectativa de vida de una persona: la niñez y la adolescencia.
"Los estudios abarcan a alrededor de 120.000 chicos y la mayoría se hizo en los últimos dos años -explica el doctor Esteban Carmuega, director del Centro de Estudios sobre Nutrición Infantil (Cesni)-. Los analizamos con la metodología propuesta por la Organización Mundial de la Salud y vimos que el 24% de los preescolares, el 37% de los escolares y el 27% de los adolescentes están excedidos de peso. Esto en algunos casos podría atribuirse a una mayor corpulencia..., pero la observación más importante de este análisis es que la obesidad afecta al 10% de los preescolares y adolescentes, y al 18% de los escolares. En estos casos no hay duda de que tienen un exceso de grasa corporal y tienen que iniciar cambios en su alimentación y su estilo de vida."
El estado actual de la obesidad infantil en el país será hoy el tema central de una jornada científica organizada por Cesni y la Sociedad Argentina de Obesidad y Trastornos Alimentarios (Saota), y antecede el congreso anual de esta última entidad que se realiza entre mañana y el jueves.
"Del mismo modo en que no podemos construir un atlas completo obteniendo imágenes individuales por la ventana del auto, no podemos pretender que éste sea un mapa exhaustivo de la situación nutricional de los chicos argentinos, porque estos estudios se hicieron en forma individual -subraya Carmuega-. Pero estos 57 trabajos son otras tantas fotos que nos permiten tener una idea de qué está pasando con la obesidad infantil de la que no teníamos mucha información, porque la Encuesta Nacional de Nutrición incluye a chicos de hasta cinco años y mujeres en edad fértil."
Por Nora Bär | LA NACION

Santa Fe adhiere a Ley de Trastornos Alimentarios

FUE PRESENTADO POR ROSARIO CRISTIANI Y EL SENADO LA CONVIRTIO EN LEY

En la sesión de la víspera, última del período ordinario del año 2012, la Cámara de Senadores dio sanción definitiva a un Proyecto de ley autoría de la legisladora Rosario Cristiani por el cual “la Provincia adhiere a la Ley Nacional Nº 26.396 de Prevención y Control de Trastornos Alimentarios”.

En este sentido, la Cámara Alta convalidó el texto propuesto en la media sanción aprobada por la Cámara de Diputados en fecha 27 de septiembre del corriente año.
Asimismo y por la misma norma provincial sancionada se crea, en el ámbito del Ministerio de Salud, el “Programa Provincial Integral de Prevención, Control y Asistencia de los Trastornos Alimentarios”.
El citado Programa tiene por eje central la prevención de los trastornos de la conducta alimentaria garantizando el acceso de la población a los sistemas de salud disponibles, de dependencia pública o de las obras sociales privadas, dotando a dichos sistemas de los medios adecuados para satisfacer los requerimientos de esta problemática.
Por otra parte garantiza la prestación de la asistencia médica quirúrgica para aquellos casos en los que se compruebe riesgo de vida, siendo en este caso el Programa Provincial el que solventará los gastos derivados de los estudios clínicos previos, de la intervención quirúrgica y de los controles y estudios postoperatorios.
La Autoridad de Aplicación será el Ministerio de Salud, pero dada la fuerte interrelación con otras áreas sensibles que tiene la problemática abarcada, existirá un accionar coordinado con los Ministerios de Educación y de Desarrollo Social, previéndose también la presencia de equipos interdisciplinarios a fin de garantizar la efectividad del Programa.
La coordinación con el Ministerio de Educación será necesaria para que esta temática se constituya en un aspecto incorporado en las prácticas y los aprendizajes de la Escuela
Por último y a fin de potenciar los alcances del programa que se incorpora se invita a Municipalidades y Comunas de la Provincia a adherir a la ley sancionada.
(La Opinion line - 27-10-12)

20 octubre 2012

Día Mundial de la Osteoporosis



Osteopenia y osteoporosis definen la deficiencia de masa ósea.
La pérdida de masa ósea es una complicación física de la anorexia nervosa y otros trastornos alimentarios no especificados.
La desnutrición y la deficiencia de estrógenos producen una pérdida de masa ósea por el desbalance entre formación y resorción del hueso.
La severidad varía dependiendo de la duración de la enfermedad, el peso menor alcanzado y la actividad física.
La repercusión a largo plazo es evidente pues existe un incremento en el riesgo de fractura.
En la anorexia nervosa la primera línea de tratamiento para recuperar la masa ósea es la rehabilitación nutricia y un incremento de peso. 


10 septiembre 2012

LEY DE TRASTORNOS ALIMENTARIOS (26396) Disposiciones de sumo interés:


ARTICULO 1º- Declarase de interés nacional la prevención y control de los trastornos alimentarios, que comprenderá la investigación de sus agentes causales, el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades vinculadas, asistencia integral y rehabilitación, incluyendo la de sus patologías derivadas, y las medidas tendientes a evitar su propagación.

ARTICULO 2º- Entiéndase por trastornos alimentarios, a los efectos de esta ley, a la obesidad, a la bulimia y a la anorexia nerviosa, y a las demás enfermedades que la reglamentación determine, relacionadas con inadecuadas formas de ingesta alimenticia.

ARTICULO 15. - Quedan incorporadas en el Programa Médico Obligatorio (PMO), la cobertura del tratamiento integral de los trastornos alimentarios según las especificaciones que a tal efecto dicte la autoridad de aplicación.

ARTICULO 16.
- La cobertura que deberán brindar todas las obras sociales y asociaciones de obras sociales del Sistema Nacional incluidas en la Ley Nº23.660, recipiendarias del fondo de redistribución de la Ley Nº23.661, las demás obras sociales y organismos que hagan sus veces creadas o regidas por leyes nacionales, y las empresas o entidades que presten servicios de medicina prepaga, conforme a lo establecido en la Ley Nº24.754, incluirá los tratamientos médicos necesarios, incluyendo los nutricionales, psicológicos, clínicos, quirúrgicos, farmacológicos y todas las prácticas médicas necesarias para una atención multidisciplinaria e integral de las enfermedades.
Boletin Oficial: 03/09/2008

06 septiembre 2012

¿Qué papel juegan los diversos métodos de adelgazamiento en el desarrollo de un desorden alimentario?



Su importancia es crucial, ya que frecuentemente los pacientes que desarrollan un TCA vienen de una dieta extremadamente restrictiva o nutricionalmente desequilibrada. 

Evidentemente la obesidad es un problema serio que debe ser tratado. Pero las dietas son solo una herramienta para ayudar a alguien a recuperar un peso saludable o una manera de comer más satisfactoria. 

Este criterio tiene como fuerte oponente el de otros profesionales que proponen dietas excesivamente restrictivas para adelgazamientos exprés. 
También los medios de comunicación que nos ametrallan continuamente con dietas milagrosas para bajar de peso en un mínimo tiempo, muchas veces con un supuesto especialista detrás de ese anuncio publicitario. 
Y en nuestro país especialmente las propuestas “homeopáticas” y “naturales”, que prescriben preparados magistrales en base a anfetaminas o derivados de las mismas, hormona tiroidea, laxantes, diuréticos, sedantes y estimulantes; generalmente encubiertos bajo nombres de fantasía. 

Estas propuestas restrictivas, ya sea por la prescripción de anorexígenos o en base a dietas hipocalóricas extremas, están condenadas al fracaso. El “rebote” o el fracaso en la etapa de “mantenimiento”, es una consecuencia anunciada. Muchas veces ocultada o culpabilizando al paciente.

El éxito de estas propuestas se monta sobre ciertas características subjetivas de la época y de los pacientes con TCA: regirse por una lógica todo/nada y la expectativa de alcanzar los objetivos inmediatamente.

Para que cualquier tratamiento resulte exitoso es importante, en primer lugar, determinar cuál es el método más adecuado para cada paciente en particular, ya que cada uno cuenta con ventajas y desventajas.; que sea realizado por un profesional entrenado, preferentemente en el marco de un equipo interdisciplinario que brinde un tratamiento integral, que permita contemplar no solo las calorías sino el significado subjetivo del comer.

24 agosto 2012

Detección Temprana



Muchas jóvenes están preocupadas por cómo se ven y se sienten avergonzadas de sus cuerpos. Esto puede ser especialmente cierto cuando están pasando por la pubertad, sometidas a dramáticos cambios físicos y a nuevas presiones sociales.
Los trastornos alimentarios están comenzando a una edad alarmantemente temprana.
Desafortunadamente, para un número creciente de niños y adolescentes, esa preocupación puede convertirse en una obsesión que puede convertirse en un trastorno alimentario.
Los trastornos alimenticios como la anorexia y la bulimia causan una fluctuación dramática del peso, interfieren con la vida cotidiana y con el desarrollo y las funciones vitales corporales. Las investigaciones muestran que el más del 40% de las niñas de primero a tercer grado quieren ser más delgadas, y cerca del 80% de los niños de 10 años tienen miedo de ser gordo! De hecho, la mayoría de los niños con trastornos de la alimentación comenzaron su desórdenes alimenticios entre los 11 y 13 años, aunque la edad de inicio puede ser más temprano!.Los padres pueden ayudar a nutrir su autoestima y fomentar actitudes saludables sobre su alimentación y su apariencia.
Si le preocupa que su hijo pueda estar desarrollando o tiene un trastorno de la alimentación, es importante intervenir inmediatamente y buscar atención adecuada.

30 mayo 2012

¿Cómo actuar con un adolescente difícil?. Entrevista a Juan David Nasio

"En presencia de un adolescente difícil, nuestra mejor respuesta como padres es saber esperar el final de la tempestad", aconseja Juan David Nasio, reconocido psicoanalista y psiquiatra argentino radicado en París, y recuerda que la adolescencia es una etapa del crecimiento que tiene un inicio, pero también un final.
"Que en algún momento se termina es evidente, pero es bueno recordarlo. Son muchos los padres que recibo en mi consultorio y a los que esta palabra los alienta y les da fuerza para no reaccionar mal ante el joven y para poder tener una actitud positiva", dice Nasio, que visitó la Argentina para presentar su más reciente libro: ¿Cómo actuar con un adolescente difícil? (Editorial Paidós).
Nasio, discípulo y traductor de Lacan, además de fundador de los Seminarios Psicoanalíticos de París y autor de 20 libros, cree hasta tal punto en que debe prevalecer una actitud de calma que incluso recomienda no salir corriendo al psiquiatra ante el menor signo de un desajuste. Insta a tratar de resolver los problemas basándose en el instinto paterno, o pidiendo ayuda a la familia y amigos.
También advierte que hoy la adolescencia se está prolongando. "En los países más avanzados, donde hay más población, más Internet, más medios de comunicación, la adolescencia está empezando a los 10 u 11 años, cuando antes comenzaba a los 12."
-¿Cuáles son las causas de este inicio tan temprano?
-No se sabe bien. La menarca normalmente aparecía entre los 12 y los 13, y ahora está apareciendo a los 11. La adolescencia comienza con la pubertad, que es un fenómeno corporal, y va a terminar con un fenómeno social: cuando el joven se va de la casa de los padres y se vuelve autónomo. Pero hoy la adolescencia también termina más tarde: con el desempleo, los chicos se quedan en la casa de los padres. A los 25 o incluso a los 30 siguen estando allí.
"La adolescencia es una neurosis sana, ya que es pasajera y se disuelve por sí misma. Pero con esta condición: que los padres acierten a atravesar la tempestad sin banalizar los problemas ni dramatizarlos", afirma Nasio.
-¿Cuáles son las conductas que hoy aparecen antes de lo que los padres esperan?
-El signo más típico es un comportamiento variable y con mucha brusquedad en todo lo que es sentimiento. Por momentos, el adolescente es muy cariñoso con los padres -es como un niño, y ellos están muy contentos-, y horas más tarde, es de una agresividad insoportable: nos tratan con un desprecio y con una rabia que nos asusta, y que muchas veces despierta también en nosotros rabia. También son por momentos muy activos y se lanzan a hacer proyectos, y otras veces están inactivos, como si nada tuviera valor.
-¿Còmo se explican esos cambios bruscos de comportamiento?
-Con la pubertad hay un aumento de las pulsiones, las hormonas son fuertes. Es el momento en que el adolescente tiene ganas de hacer cosas. Y a veces, al revés, de apagarse. Esto ocurre porque hay mucha fuerza en la pulsión, pero al mismo tiempo el adolescente tiene un superyó muy severo. Es como si tuviera un juez dentro de él que lo trata muy mal. Por un lado, pulsiones que suben, y por otro, un juez que le dice «callate, estúpido, guardá tu fuerza».
-Además de paciencia, ¿qué otras actitudes recomienda para lidiar con un adolescente?
-Es muy importante saber que el adolescente es muy sensible a la humillación. 
Entonces, el problema de los padres es, en la medida de lo posible, no decir nada que los toque en el amor propio. Porque muchas veces la agresividad del adolescente despierta nuestra agresividad, y le decimos cosas muy hirientes. Eso hay que evitarlo, porque uno mañana va a querer que su hijo sea una persona que tenga confianza en sí misma.
Por otro lado, la adolescencia es la época del estudio, y muchas veces amenazamos al adolescente, diciéndole «si no estudiás, vas a ser un inútil». Uno lo dice creyendo que el adolescente tendrá la lucidez suficiente para saber que hay que trabajar hoy para mañana recibir los frutos. Pero el adolescente no tiene esa lógica. Su lógica es vivir en el presente, no entiende el más tarde.
Por eso, el querer estimularlo con la amenaza de un futuro pesimista no funciona. El planteo debe ser por lo positivo. "Yo pienso que podés hacerlo", darle esta confianza. Y también: "Hay que estudiar porque en la edad que te toca es lo que tenés que hacer", es una obligación.

COMPORTAMIENTOS DE RIESGO

"Yo agrupo a la población adolescente en tres sectores. El mayoritario, felizmente, es el que responde a la descripción que hice de un ser con comportamientos, sentimientos y pensamientos contradictorios, difíciles de manejar, pero que responden a la turbulencia normal. Otro sector, mucho más minoritario, es del de los que tienen enfermedades mentales graves, como la esquizofrenia.
Pero después tenemos un sector de adolescentes que son los que tienen comportamientos antisociales, violentos, con droga o sin ella, y a veces violentos contra ellos mismos. Pienso en los jóvenes que queman autos o que necesitan atacar el orden. Otras veces es el fenómeno de Internet, pasan horas y horas delante de las pantallas. Otro problema es la pornografía en las pantallas de Internet: es mucha excitación para una cabeza de 11 o 12 años, todavía inmadura, que no tiene la capacidad de asimilarla.
Otro punto muy importante en la población adolescente es el problema de las perturbaciones alimentarias. Aparecen la anorexia, sobre todo en las chicas, o la bulimia.
-¿Qué signos permiten distinguir entre conductas normales y peligrosas?
-Hay tres cosas que permiten a un padre o a una madre saber si ese problema del hijo se va a resolver por sí mismo o si va a haber que consultar con un profesional. Un criterio es la duración: si mi hijo está frente a la pantalla tres horas, ya es mucho. Pero si está seis o siete horas, ahí estamos ante un problema.
Un segundo criterio, muy importante, es la intensidad. Es decir, que sea algo que hace sufrir a la familia o que hace sufrir al adolescente. Si una chica, por ejemplo, hace dieta para ser delgada es una cosa; pero si eso se acompaña por hacerse vomitar o la menstruación se detiene, está mostrando que esa perturbación le trae complicaciones muy difíciles de soportar para ella o para la familia.
Y el tercer criterio, el más detectable, más visible, es la invasión en la vida del sujeto. Si un muchacho estudia, las notas son medianas y pasa tres o cuatro horas delante de la pantalla, está integrado en la vida. Si, en cambio, no estudia, está ausente de la escuela y pasa seis horas en Internet, evidentemente, la pantalla está invadiendo su vida.
Un punto importante es que no recomiendo consultar al profesional enseguida. Somos padres, tratemos de resolver las cosas nosotros. Si nos sentimos impotentes, llamemos a terceros, que sean de la familia -los abuelos, los tíos- o un amigo. Los terceros son muy buenos intervinientes, porque muchas veces resuelven el problema sin médico, sin psicólogo. Si los terceros fallan, entonces recién allí podemos ir al psicoterapeuta.Yo recomiendo a los padres no precipitarse a los psicólogos ni a los médicos.

28 abril 2012

(3ª parte) Relaciones familiares del/la paciente bulímico/a



Los estudios recientes sobre el medio familiar de los/as pacientes bulímicos/as han revelado aspectos consistentes en la interacción entre sus miembros, de forma similar a lo descrito en el caso de la anorexia nerviosa. Identificar una pauta especifica de relación familiar como factor de riesgo de patología bulímica es extremadamente útil porque permite detectar la situación de vulnerabilidad del sistema familiar para el desarrollo del trastorno y corregirla con prontitud.
Y aunque la investigación no ha dibujado un cuadro completo de todas las características familiares, sí se han detectado algunos rasgos típicos de la relación familiar sin que ello signifique que los familiares sean los causantes del trastorno.

Muchas familias en las que emerge un trastorno bulímico comparten un funcionamiento que trasluce una orientación excesiva de sus intereses hacia los logros académicos y laborales, mientras que se le da poca importancia a los aspectos culturales, el ocio, el desarrollo de objetivos intelectuales o los aspectos religioso-morales.

Así mismo, se han observado dificultades de cohesión, muy baja tolerancia a la frustración y una falta de límites entre sus miembros. Estas familias se perciben a si mismas como disgregadas, caóticas, con poca conexión emocional y, simultáneamente, con una relación amalgamada e intrusa. Conceder una importancia excesiva a los logros académicos, la apariencia perfecta y no dar ninguna importancia a la autonomía personal ni a la expresión asertiva, genera que la relación se establezca desde la corrección continua del más mínimo error. Cada miembro opina del otro y de lo que hace de forma negativa predominando el desacuerdo y la tensión en el seno familiar. Es posible que las conductas y formas que se corrijan estén equivocadas y se tenga razón en lo que se recrimina, pero la ausencia de márgenes para el error en la vida nos coloca en una situación de fracaso perpetuo, devastador para el afianzamiento de la autoestima.

La dificultad de separación impide el establecimiento de unos límites que diferencien, sin perder la relación afectuosa que necesitan. La falta de límites se pone de manifiesto en numerosas situaciones, especialmente en las provisiones alimentarias, ya que los atracones suelen incluir la comida de toda la familia. La relación entre hermanos se resiente por la utilización mutua de sus espacios y pertenencias sin permiso (ropa, objetos de aseo y maquillaje, material de escritorio, ordenador, etc.) sin permiso. Puesto que la privacidad no suele valorarse en la familia, esta situación puede persistir incluso cuando desde el tratamiento se sugiere la necesidad de establecer límites y diferenciar las características individuales de cada miembro familiar.

Son además frecuentes los comportamientos impulsivos y las conductas adictivas (insistimos, no presentes en todas las familias, sino con una frecuencia mayor a la observada en familias sin individuos con bulimia nerviosa). En numerosas ocasiones alguno o ambos padres presentan obesidad, problemas con alcohol e impulsividad asociada a conductas explosivas. La gravedad de la bulimia se ha asociado a la inconsistencia del afecto materno ya que las fluctuaciones de su expresión amorosa suelen ser excesivas; unos días da muestras de mucho cariño y otros días manifiesta un rechazo total.
Se ha visto, a su vez, muy negativa la tendencia de algunas madres de culpar a sus hijas por los problemas familiares, negando su propio papel en el malestar familiar.
Por lo que respecta al padre varón, la relación más destacada y negativa es la negligencia. Debido a un nivel de ansiedad muy elevado, los padres se distancian y no apoyan al/la hijo/a con problemas, negando su existencia o su gravedad. En su papel de maridos suelen ser inconscientes de los problemas matrimoniales que ocurren y del sufrimiento de su pareja. De hecho, muchas de los aspectos emocionales descritos se encuentran en familias depresivas con un estrés excesivo que dejan a los hijos vulnerables a cualquier patología mental. Si a ello se une una excesiva importancia a la apariencia, al que dirán; y se busca la identidad familiar en el logro profesional y el éxito, se ha creado el clima ideal para el desarrollo del trastorno bulímico.

Guía Trastornos de la conducta alimentaria - Unidad de Tratamiento de los Trastornos de la Conducta Alimentaria del Hospital Universitario Santa Cristina de la Comunidad de Madrid

http://www.madrid.org/cs/Satellite?c=CM_Publicaciones_FA&cid=1142494804947&idConsejeria=1109266187278&idListConsj=1109265444710&idOrganismo=1109266227712&language=es&pagename=ComunidadMadrid%2FEstructura&sm=1109266101003