Comunicate por Email

06 diciembre 2014

Segunda Conferencia Internacional sobre Nutrición

      Roma, noviembre 2014

Los múltiples desafíos que representa la malnutrición para el desarrollo inclusivo y sostenible y para la salud.




Somos conscientes de que la malnutrición en todas sus formas, con inclusión de la
desnutrición, la carencia de micronutrientes, el sobrepeso y la obesidad, no solo afecta a la salud y el bienestar de las personas al repercutir negativamente en su desarrollo físico y cognitivo, comprometer el sistema inmunológico, aumentar la susceptibilidad a enfermedades transmisibles y no transmisibles, limitar la realización del potencial humano y reducir la productividad, sino que también supone una pesada carga en forma de consecuencias sociales y económicas negativas para las personas, las familias, las comunidades y los Estados.

Leer+: http://www.fao.org/3/a-ml542s.pdf

04 diciembre 2014

¿Qué es la quinta ola de la salud pública?

Bajo el título "For debate: a new wave in public health improvement", sus autores manifiestan que recientemente la salud pública ha sido conceptualizada como una serie de ondas. 





La primera ola (1830-1900), la estructural, se ocupó de la provisión de agua potable y saneamiento. La segunda (1890-1950), la biomédica, vio el surgimiento de la ciencia y la medicina. 

La clínica (1940-1980), la tercera ola, incluyó el nacimiento del estado de bienestar;  y la cuarta oleada (1960-al presente) corresponde a las intervenciones de atención de salud para prolongar la vida, y la preocupación por los factores de riesgo y el estilo de vida. 

Estas cuatro olas han dado lugar a grandes mejoras tanto en la salud de los profesionales y en la población. Sin embargo, estos investigadores ingleses postulan que todavía persisten las desventajas actuales en educación, ingresos, o posición social que se asocian con una alta carga de la enfermedad y, en particular, multimorbilidad. 

Por lo tanto, este debate de The Lancet sugiere la necesidad de una quinta oleada en la salud pública como un medio para hacer frente a las desigualdades sociales, la pérdida de bienestar por el incremento de la depresión, ansiedad, y la obesidad, etc. Proponen un contexto social que promueva la salud, donde los comportamientos saludables sean la norma, y exista un contorno institucional y social compatible con esta forma de pensar. Pero aclaran que la consecución de esta ambición requerirá un esfuerzo positivo, holístico, y de colaboración, con la participación de una gama de las partes interesadas. Entre los diversos mecanismos prácticos para lograr este fin, creen que es importante recompensar las conductas saludables y crear entornos sociales e institucionales para fomentar opciones sanas. Y, fundamentalmente, erradicar todos los factores que fomenten las conductas no saludables

FUENTE: RIMA.ORG