Comunicate por Email

11 marzo 2016

Sabías qué? ...

Hay que masticar entre veinte y veinticinco veces cada bocado.

La masticación es un proceso de suma importancia en la digestión. Es el primer paso de ésta y de su correcta realización depende en gran medida un buen procesamiento de los alimentos.
El hambre y la saciedad se regulan por un complejo sistema neuroendócrino, integrado a nivel del hipotálamo. Durante una lenta masticación, los receptores neurosensoriales orales (gusto) envían señales al cerebro que estimulan la sensación de saciedad para que cese la ingesta. Al comer despacio damos el tiempo necesario para que se complete el proceso de estimulación de este centro de la saciedad y de este modo disminuya el apetito.

Así, no solo se facilita la digestión sino que comeremos menos.

ADICCIONES EN ADOLESCENTES

Una reciente revisión (*) investigó el efecto de las intervenciones entre pares para evitar el tabaco, alcohol y las drogas.

Si bien no hay estadísticas a nivel global sobre el consumo de cannabis, alcohol y tabaco entre los adolescentes, diversos estudios epidemiológicos a nivel regional (e informes de los Naciones Unidas y UNICEF) coinciden en que es muy elevado, y tienen graves consecuencias: suicidios, problemas respiratorios, violencia, lesiones, comportamiento sexual de riesgo, enfermedad mental, riesgo de dependencia, así como morbilidad y mortalidad más adelante en la vida.
Además, según el “Informe sobre el Uso de Drogas de las Américas de 2015” que fue presentado el año pasado por la Organización de Estados Americanos (OEA), las adicciones siguen creciendo en los jóvenes latinoamericanos.
Una revisión sistemática publicada en la Revista Addiction investigó y cuantificó el efecto de las intervenciones dirigidas para evitar el tabaco, el alcohol y/o drogas entre los jóvenes de 11-21 años. Los resultados sugieren que las intervenciones de pares pueden ser eficaces en la prevención de tabaco, alcohol y, posiblemente, el consumo de cannabis entre los adolescentes.
Esta revisión sistemática y meta-análisis pone de relieve la efectividad de las intervenciones dirigidas por pares. Estos efectos se pueden explicar, en parte, por el hecho de que los pares suelen compartir la condición social, antecedentes culturales y tener mayor credibilidad que los adultos o profesionales.
(*) Peer-led interventions to prevent tobacco, alcohol and/or drug use among young people aged 11–21 years: a systematic review and meta-analysis. Addiction
FUENTE: RIMA.ORG

02 marzo 2016

OBESIDAD INFANTO-JUVENIL: PREDICE LA OBESIDAD DEL ADULTO?

Una reciente publicación científica (*), investigó si la obesidad infantil y adolescente predice la obesidad del adulto.
Uno de los problemas más destacados de la salud pública en el siglo XXI es la alta incidencia de la obesidad infantil y adolescente. Y debido a que esta enfermedad a temprana edad podría ser un predictor de morbilidad en la edad adulta, es muy importante la identificación temprana de los menores en riesgo.
De acuerdo con esta investigación, cuyos autores son cuatro investigadores de las universidades de York y Londres (Reino Unido), la obesidad suele persistir desde la adolescencia hasta la edad adulta y se asocia con un mayor riesgo de enfermedad en los adultos.
Concretamente, se halló que alrededor del 55% de los niños obesos pasan a ser obesos en la adolescencia, y un 80% de los adolescentes obesos todavía será obeso en la edad adulta. Sin embargo, aclaran que el 70% de los adultos obesos no lo eran en la infancia o la adolescencia, por lo que tratar la reducción de esta patología exclusivamente en los niños obesos o con sobrepeso necesita ser considerada cuidadosamente, ya que puede no reducir sustancialmente la carga global de la obesidad en adultos.
Específicamente, este trabajo encontró, luego de analizar estudios publicados entre enero de 2007 y junio del 2013, que el IMC en la adolescencia se asoció con un aumento de la incidencia de la diabetes del adulto (31%), enfermedad coronaria (22%) y una variedad de cánceres (20%).

(*) "Predicting adult obesity from childhood obesity: a systematic review and meta-analysis" - Obesity Reviews (2016)
FUENTE: Red Informática de Medicina Avanzada (RIMA.ORG)

27 febrero 2016

KIOSCOS SALUDABLES EN LAS ESCUELAS

Hace pocos días se aprobó por unanimidad su implementación en todas las escuelas de la Provincia de Neuquén. El Consejo Provincial de Educación sancionó en la última sesión del Cuerpo Colegiado la resolución que beneficiará la futura alimentación de los chicos en los ámbitos escolares. Limitar la venta de alimentos con alta densidad de energía, azúcares, grasas y bajos en nutrientes esenciales, ofrecer alimentos para Celiacos y promover el consumo de alimentos saludables son las tres premisas que se han aprobado.


GUÍA DE ALIMENTOS SALUDABLES PARA EL KIOSCO ESCOLAR
Agua mineral envasada, arroz inflado, barritas de cereal, bizcochuelo, bay biscuit, frutas frescas, ensalada de frutas, frutas secas, frutas deshidratadas, galletitas, grisines envasados, galletitas dulces, mix de cereales, mix de frutas secas o de frutas deshidratadas, gelatina sola o con frutas, semillas o mix de semillas, sándwichs de pan integral o blanco, tostadas  caseras o envasadas, tutucas, copos de maiz, trigo inflado, leche, yogures y postres de leche, jugos naturales, licuados o batidos, alimentos similares a los propuestos aptos para celíacos.
ALIMENTOS RESTRINGIDOS:
Bebidas gasificadas azucaradas, aguas saborizadas con alto contenido en azúcar, bebidas energizantes o deportivas, jugos con alto contenido en azúcar, chupetines, caramelos, maní con chocolate, golosinas en general, snacks: papas fritas, chizitos, palitos fritos, conitos; productos de bollería y panadería: facturas, bizcochos, tortas fritas, masas finas y secas, sándwich elaborados con fiambres de alto contenido graso (salame, mortadela, bondiola, jamón crudo), panchos y hamburguesa comerciales.
En la mayoría de las provincias se han elaborado proyectos de ley con el objetivo de mejorar o ampliar la oferta de alimentos de buena calidad nutricional. A excepción de las provincias de Formosa, La Rioja y Santa Cruz, que no han presentado proyectos de ley provinciales, hasta la actualidad. Las capitales de La Rioja, Córdoba y Santa Cruz, junto con Salta, Mendoza y Jujuy, ya han implementado kioscos saludables en las escuelas a partir de Ordenanzas Municipales o por Decreto.
Muchos de los proyectos de ley provinciales presentados han dado un gran paso hacia leyes provinciales y otros han caducado. Las provincias que han avanzado al respecto son: La Pampa, San Luis, Misiones, Chaco, Corrientes, Chubut, Tierra del Fuego, Córdoba y Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
La provincia de Buenos Aires, cuenta con una disposición en donde recomienda a las asociaciones cooperadoras a mejorar el perfil nutricional de los alimentos del kiosco hacia uno más saludable.
A nivel nacional, disponemos de la ley 26.396/08 (6), focalizada en los trastornos de la conducta alimentaria (obesidad, bulimia y anorexia nerviosa) y la incorporación de la Educación Alimentaria Nutricional (EAN) en el sistema educativo, en todos sus niveles. Como así también, en medidas que fomenten la actividad física y eviten el sedentarismo. La normativa dispone la promoción de un ambiente escolar saludable, la implementación de kiosco saludable, el desarrollo de estándares alimentarios para garantizar que los comedores escolares y los planes alimentarios nacionales velen por los aspectos nutricionales de la población atendida. No obstante esto, la norma no específica a ciencia cierta qué es un kiosco saludable, ni qué alimentos se pueden comercializar y tampoco aclara quién es el organismo encargado de aplicación.

FUENTE: www.neuquen.edu.ar / www.cesni.org.ar

26 febrero 2016

PIRÁMIDE DE LA ALIMENTACIÓN SALUDABLE




Actividad física: El ejercicio diario ya era una recomendación, pero ahora se concreta en dedicarle una hora al día. 10.000 pasos diarios puede ser un marco de referencia.
Equilibrio emocional: Nuestro estado de ánimo condiciona nuestras necesidades alimentarias. La tristeza puede quitarnos el apetito y la ansiedad puede hacer que comamos compulsivamente. Pero también el estado emocional se refleja a la hora de comprar, de elegir, de cocinar y de consumir. Por eso es importante el concepto de “alimentación consciente” o intentar dejar a un lado el estado de ánimo cuando hablamos de alimentarnos.
Balance energético: Importante el equilibrio entre la ingesta energética (lo que comemos) y el gasto energético (lo que gastamos a través del metabolismo basal, la termogénesis y la actividad física). En este equilibrio influyen factores como el tamaño de la ración, la frecuencia de consumo (es aconsejable fraccionar la ingesta total en 5 tomas diarias) o la cronobiología: la importancia del momento para ingerir. Por ejemplo, existe evidencia de que la ingesta tiene una mayor rendimiento metabólico a primera hora de día, de ahí la importancia del desayuno.
Técnicas culinarias saludables: Cómo cocinemos repercutirá en nuestra salud. La técnica más sana es la cocción al vapor, pero también los hervidos, la plancha o el horno siempre mejor que la fritura. Es importante que los recipientes no transfieran ningún elemento a los alimentos. Y para evitarlo el mejor es el cristal. En cuanto a las herramientas para manipular alimentos (espumaderas, cucharas…) las más adecuadas son las de silicona, que evitan levantar el teflón de las sartenes. Las cucharas de madera también son aconsejables, pero deben lavarse en lavavajillas al menos una vez a la semana para eliminar posibles hongos.
Beber agua: Entre 4 y 6 vasos al día de agua, como mínimo, y completar con otros líquidos hasta alcanzar, como media al día, los 2 litros en mujeres y los 2,5 en hombres.
FUENTE: Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC) 2015