Comunicate por Email

15 noviembre 2011

Mamá, "quiero ser más flaca"


Ya a los 6 años muchas niñas están descontentas con su 
cuerpo y quieren ser más flacas, sugiere un estudio 
realizado por científicos de la Universidad Flinders, en Australia.


http://news.bbc.co.uk/hi/spanish/science/newsid_4327000/4327435.stm

02 septiembre 2011

Posición de la SAN respecto a las dietas hiper restrictivas


La Sociedad Argentina de Nutrición tomó posición respecto al tratamiento de la obesidad mediante dietas excesivamente restrictivas.

Más allá de los "aportes" de la medicina-mediática, el tema es de suma importancia.

Las dietas hiperrestrictivas, (menos de 1200 cal. como determina el consenso de la SAN), colaboran fuertemente en el mantenimiento del ciclo compulsión/restricción (dos caras de la misma moneda).

Posición de la SAN, en el siguiente enlace: http://www.sanutricion.org.ar/index.php?view=article&id=104%3Aposicion-de-la-san-sobre-dietoterapia-de-la-obesidad&format=pdf&option=com_content

22 mayo 2011

Cuáles son sus causas?


Causas
Cuáles son las causas de la bulimia o la anorexia?
Es muy difícil generalizar; si bien existen ciertos puntos en común y de aparición frecuente lo cierto es que las causas pueden ser distintas en cada paciente. No obstante, en gran parte de los casos, bulimia y anorexia representan un modo de expresar en acto distintas dificultades perswonales y en el seno de las relaciones significativas, principalmente con los padres.
Los ideales sociales de delgadez favorecen la excesiva preocupación por la silueta, el peso y la propia apariencia.

Cuáles son las causas del sobrepeso o la obesidad?
El sobrepeso y la obesidad pueden tener origen en lo orgánico, en lo psíquico o en una conjunción de ambas. La serie de causas psíquicas que pudieran ocasionar estos trastornos -al igual que la bulimia y anorexia- pueden ser tan variadas como personas lo padezcan.
No obstante ocurre con frecuencia una suerte de compensación angustias/alegrías = alimento. Es decir que tanto las angustias como las alegrías son asociadas de un modo u otro a la ingesta alimentaria. 
O comiendo cuando se está triste, o comiendo para festejar.
Las causas de esta asociación son particulares en cada persona y sólo pueden descubrirse a través de un tratamiento psicoterapéutico.

Qué son los Trastornos Alimentarios?


Qué es la Anorexia?
La Anorexia Nerviosa es un trastorno que se manifiesta en la alimentación pero que tiene asiento en el ámbito psíquico. Consiste en una excesiva restricción alimentaria que conduce a comer lo menos posible justificado en un severo terror a engordar y un fuerte rechazo a mantener el peso corporal normal para la edad y talla. Frecuentemente se asocia a cierta distorsión en la imagen corporal, lo cual consiste en percibir el propio cuerpo significativamente más voluminoso de lo que es en realidad.

Qué es la Bulimia?
Al igual que la anorexia se trata de un trastorno de manifestación en la conducta alimentaria, que también encuentra sus raíces en lo psíquico. La Bulimia Nerviosa se caracteriza principalmente por la sensación de descontrol acerca de la comida que se ingiere. Quienes padecen bulimia suelen ingerir importantes cantidades de alimento en breves periodos de tiempo, realizando luego conductas compensatorias para contrarrestar lo ingerido.
En una significativa cantidad de casos, los pacientes alternan periodos bulímicos con anoréxicos.

Qué otros tipos de desordenes de la alimentación existen?
La obesidad es uno de los desordenes alimentarios más conocidos y también más evidentes, no obstante existen otros desórdenes alimentarios que normalmente pasan inadvertidos tanto para quien lo padece como para su entorno.
El desplazamiento de la angustia o la ansiedad hacia la comida suele ser una de las fuentes más frecuentes de los desórdenes alimentarios más imperceptibles y también más aceptados socialmente.

Alguien que sostiene un exceso de peso que pone en riesgo su salud cardiovascular y por ende su vida, podría equipararse a los casos de anorexia donde sostener un peso tan extremadamente bajo que pone en riesgo la continuidad de su vida. Por ello, la dificultad para mantener un peso saludable y la descarga de la angustia en la comida deben ser considerados desórdenes alimentarios que requieren tratamiento.